Fundación para la Docencia e Investigación de las Enfermedades del Hígado

Como nace

Para explicar el origen de FUNDIEH, es necesario recordar a un gran hombre, el Ingeniero Thomas McGeary. En 1992, “Tom”, como le gustaba que lo llamaran, recibió un trasplante de hígado en el Cedars-Sinai Medical Center de Los Angeles por una cirrosis hepática avanzada. Ya recuperado, celebró con gran entusiasmo cada aniversario de su nueva vida y, como parte de su agradecimiento, contribuyó en diversas formas con todas las instituciones médicas en las que se atendió como paciente, antes y después del trasplante.

Como nace FUNDIEH

Por Federico G. Villamil

Durante años, el Ingeniero Thomas McGeary insistió con la idea de colaborar de alguna forma con los doctores Luis Podestá y Federico Villamil, a los que él consideraba responsables directos de su exitoso trasplante. A fines de la década del 90, Tom y una de sus sobrinas viajaron a nuestro país y se maravillaron con la calidad humana de la gente y las posibilidades de crecimiento de nuestra Unidad de Hígado. Fue en ese momento que acordamos crear una fundación para que su legado económico fuera destinado a la docencia e investigación de las enfermedades del hígado en Argentina.

Lamentablemente, Tom falleció en 2002 por problemas médicos no vinculados directamente a su exitoso trasplante. Todos los que lo conocimos lo recordaremos por atributos personales que lo distinguieron frente a sus pares como integridad, sinceridad, inteligencia, capacidad de decisión y, muy especialmente, por su humildad y generosidad.
El recuerdo del amigo y el reconocimiento al legado del Ingeniero McGeary estarán siempre presentes en cada actividad que desarrollemos desde FUNDIEH. Nuestro más profundo agradecimiento a él y a su generosa e incondicional familia.

Acerca de
Thomas McGeary